Home Artículos para Educadores Importancia de la música en la etapa inicial

Síguenos en Facebook

Menú Principal

¿Quién está en línea?

Tenemos 32 invitados conectado
Importancia de la música en la etapa inicial PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 65
MaloBueno 
Artículo publicado el 15 de Mayo del 2009
en el suplemento Educación Inicial
del diario El Comercio
Lima-Perú

 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 

 

La música es muy importante para el desarrollo del niño. Rodearlo de un ambiente lleno de melodías le ayudará a reconocer y expresar sus sentimientos y emociones. Además, a través de ella, los profesores podrán llegar con más facilidad y de manera lúdica a sus menudos alumnos.

La música también los atrapa y puede convertirse en toda una terapia para motivarlos. Es por eso que las mamás reciben el consejo de escuchar suaves melodías meses antes de dar a luz, para que el recién nacido se relaje fácilmente al reconocer la misma melodía que escuchaba antes de nacer.

De otro lado, siempre ayuda que haya una canción de por medio porque el niño asocia la canción con un momento afectivo. Esto lo saben las docentes especializadas en educación inicial. Por ello, gran parte de la rutina de un nido está acompañada con música. Cantan a la hora del ingreso y la salida, a la hora de guardar los juguetes o de preparar los alimentos.

 

"La música también les da seguridad cuando están en un ambiente difícil. Los niños más temerosos evocan a la mamá con las canciones que ella les canta en casa. Para el desarrollo afectivo la música es fundamental. Por ejemplo, zapatear ya es música. También pueden crear canciones para relajarse, desarrollan su vocabulario con las letras que entonan o al escuchar una canción y encontrar palabras nuevas", señala la psicóloga infantil Anny Reynoso.

Los cuentos musicales desarrollan la creatividad. En el ámbito cognitivo, les permiten anticipar lo que va a venir después, porque ya conocen la canción. Las maestras también aprovechan esto para trabajar la psicomotricidad de sus alumnos, en base a sincronizar el movimiento con el ritmo.

Buen oído

"La música ayuda a los niños a desarrollar su parte auditiva y sensitiva. Los relaja, les da el concepto de ritmo y también mucha alegría y placer. Fortalecen su atención y concentración, porque recuerdan una canción y la repiten muchas veces. La sensibilidad es uno de los aspectos más importantes que puede desarrollar la música en los niños", señala Claudia Schiappa-Pietra, directora del nido Alma Mater.

En general, es un recurso didáctico esencial. La experta señala que el 40% de las actividades de su institución se realizan cantando, bailando y tocando instrumentos como panderetas, cajón y tambores. "Forma parte de su mundo lúdico. Generalmente llegan a casa cantando. Para guardar un juguete, ir al recreo o al baño, se les hace una canción", indica la especialista de Alma Mater.

 

¿Y qué pasa si a un niño se le niega la música? "Sin música es difícil que participe en las actividades al igual que los otros niños. Le va a costar mucho trabajo conectarse consigo mismo. La música le ayuda a evocar tristeza y alegría, y a través de ella puede dar a conocer sus sentimientos", señala Reynoso.

 

Material didáctico

Por ejemplo, ¿cuál es el método más sencillo y natural para que un niño aprenda inglés? La enseñanza basada en el uso de canciones. Unas letras atractivas, soportadas por una instrumentalización ligera y alegre suelen dar buenos resultados.

Sin embargo, esto significa que la profesora especializada en educación inicial debe reunir las cualidades necesarias para lograr una verdadera conexión emocional con el niño. La alegría natural de los más pequeños servirá de soporte para aplicar una pedagogía basada en el ritmo, la melodía y el compás.

Una profesora que presente un profundo respeto por sus alumnos y gran sensibilidad por el ser humano, además de manejar una natural capacidad de comunicación oral, creatividad y sentido lúdico, puede tener en la música a una gran aliada.

 

¿Sabías que…?

Uno de los instrumentos que más les gusta a los alumnos de educación inicial es el cajón, porque les resulta fácil de tocar. "Pueden hacerlo sonar fuerte o débil, y ese cambio les agrada mucho. También les encanta tocar la pandereta y las maracas. Sin embargo, también pueden crear sus propios instrumentos en base a materiales reciclados como palitos o latitas con frijoles", señala Schiappa-Pietra.

Las docentes conocen la importancia del ejercicio de creación de instrumentos por parte de los niños. Saben que es muy placentero para ellos crear un producto que puedan usar, que hacerlo les reafirma la seguridad en sí mismos.

Por ello, no es extraño que las profesoras soliciten a los padres de familia llevar algunos elementos que ya no usan en casa, como latas de café, cartones para huevos, botellas de agua y otros tipos de materiales reciclables. Una vez que han recolectado suficiente material, ellas arman un área donde lo esparcen y dejan que los niños escojan bs elementos que ellos consideran necesarios para armar su instrumento.

En el proceso, los niños van explicando cómo piensan hacer su instrumento: metiendo frijoles en una botella vacía, usando latas para golpearlas una contra otra a modo de platillos o de alguna otra manera.

Por otra parte, Schiappa-Pietra aconseja que, si bien es muy importante seguir inculcando la música en los trabajos diarios de los centros educativos, es necesario que en casa se le impida escuchar música que no corresponde a su edad.

 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 

 

 


REVISA TAMBIÉN:

www.eduquemosenlared.com
 
Free counter and web stats