Home Artículos para Educadores Niños dibujando: mucho más que simples líneas y colores

Síguenos en Facebook

Menú Principal

¿Quién está en línea?

Tenemos 27 invitados conectado
Niños dibujando: mucho más que simples líneas y colores PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 23
MaloBueno 
Artículo publicado el 15 de Mayo del 2009
en el suplemento Educación Inicial
del diario El Comercio
Lima-Perú
 
 
Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook  
 
 
Los dibujos brindan información importante de los niños, como su forma de ver la realidad, sus sentimientos y emociones. Por eso, es vital promover la práctica de esta actividad lúdica tanto en la institución educativa como en el hogar. Y préstele atención a los resultados, pues se puede encontrar con más de una sorpresa.
Los dibujos infantiles despiertan ternura y gracia en los adultos. Sin embargo, los trazos y las formas no solo muestran el potencial artístico del menor, sino también expresan su mundo interior, gustos y estados de ánimo. Asimismo, evidencian el proceso cognitivo y las preferencias propias del temperamento y la personalidad del pequeño.
Un niño que dibuja a su familia sin el padre, podría evidenciar que no lo ve. Si lo grafica de lejos, implicaría que no existe una relación adecuada. En tanto, los trazos fuertes denotan ansiedad o nerviosismo. "No obstante, los dibujos no dicen todo por sí solos. Ayuda conversar con el menor antes de emitir conclusiones. No se puede generalizar", afirma la psicóloga Marianela Trigueros.
 
 
 
Desarrollo integral
El dibujo cumple un papel importante en los primeros años de formación educativa, que por lo general se realiza en el nido o jardín. "En el proceso de maduración, dibujar y pintar favorece el desarrollo de la psicomotricidad fina, facilitando el aprendizaje de la escritura", indica Trigueros.

El dibujo y la pintura ayudan a incrementar la concentración de los niños, pues muchos de ellos se esmeran en realizarlo bien. Del mismo modo, promueve la sensibilidad porque permiten que los pequeños aprendan a diferenciar detalles y a comunicar gráficamente emociones y sentimientos. Otro de sus beneficios es el aspecto terapéutico. Se ha observado que los niños se relajan cuando dibujan.
 
 
 
Trazos en el hogar

La educación que reciben los niños en el jardín, colegio o nido se complementa con la formación en casa. Por ello, es esencial que los padres motiven a sus hijos a dibujar. "Si el dibujo no es bello, se le dice que está bien, pero que es posible mejorar. Hay que enseñarle cada día a superarse más", dice Ricardo Daniel Mandamiento, miembro directivo del Colegio de Psicólogos del Perú.

Agrega que los progenitores deben orientar a los niños y brindarles el ejemplo. "La familia debe juntarse, unirse y dibujar, expresar lo que siente a fin de conocer más sus gustos y preferencias. Se puede aprovechar para preguntarles cómo quieren pasar los domingos. De repente se va a comer, pero los menores prefieren el zoológico".
 
 
 
El hecho de tomar decisiones en conjunto permitirá estrechar los vínculos afectivos. "A veces no se pregunta y se toman decisiones por el pequeño. Debe existir bastante comunicación. Si no se gana la confianza de los hijos en la edad preescolar y en primaria, cuando cursen la secundaria será difícil", explica Mandamiento.

Por su parte, Trigueros sostiene que si el niño desea dibujar de su imaginación, es conveniente alentarlo, pues desarrolla su creatividad. Incluso, con supervisión puede experimentar con diversos materiales o técnicas. Pintar con los dedos y manos es estimulante y divertido. En ese sentido, es conveniente enseñar a mantener el orden y la limpieza.

 
Asesoría especializada
Los profesores y padres que identifican dibujos que denotan algún problema en el pequeño -como trazos muy fuertes o figuras perfectas que podrían deberse a que el niño se refugia en esa actividad o se encuentra muy solo- deben considerar varios aspectos importantes. En primer lugar, es necesario que dialoguen con el niño para corroborar las sospechas.

Luego se sugiere entrevistar a los padres o tutores familiares para que mutuamente se brinden información precisa. Asimismo, es conveniente conversar con la psicóloga del centro educativo y derivarle el caso según sea necesario. En todo el proceso, se recomienda estar al pendiente de las necesidades del niño para ayudarlo a superar el posible problema, supervisando su desenvolvimiento con naturalidad y sin atosigarlo.

Los psicólogos, psiquiatras y psicopedagogos son algunos de los especialistas a quienes los padres de familia pueden acudir. Ellos se encuentran en condiciones de apoyar gracias a sus capacidades y experiencias. Lo ideal es solicitar asesoría especializada antes de que se presente la dificultad. De esta manera se podrá lograr que el pequeño dibuje sus sueños con una sonrisa radiante.

Diversas opciones

Existen muchas pautas para interpretar un dibujo infantil. Sin embargo, los especialistas señalan que es necesario considerar previamente el contexto, historia personal, y las situaciones familiar y social del niño, entre otros aspectos. Asimismo, es vital tener presente que los gráficos permiten obtener datos sobre un problema, no lo definen.

Uno de los temas que refleja mejor el mundo en el que se desenvuelve el menor es el de la familia. El niño dibuja primero a la persona que más valora. Lo sitúa a la izquierda y es la figura más grande y detallada. En tanto, el rechazo a algún miembro de la familia se evidencia cuando lo elimina del dibujo, lo pinta más pequeño, o lo ubica bajo el resto de los demás.

Las dimensiones de los gráficos demuestran además la seguridad del niño. Cuanto más grande sea la figura significará que su confianza es mayor. Sin embargo, los especialistas también afirman que esto puede responder a que el pequeño necesita poco espacio para expresar sus sentimientos. Por otro lado, los borrones y tachaduras sobre las figuras indican conflictos.
 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 


REVISA TAMBIÉN:
 

www.eduquemosenlared.com
 
Free counter and web stats