Home Artículos de Psicopedagogía Trabajo con niños autistas: El Método Teacch

Síguenos en Facebook

Menú Principal

¿Quién está en línea?

Tenemos 31 invitados conectado
Trabajo con niños autistas: El Método Teacch PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 51
MaloBueno 
Fuente: www.teacch.com
 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 

 

Objetivo y principios

 


 El objetivo principal del programa es prevenir la institucionalización innecesaria, ayudando a preparar a las personas con TEA (Transtorno del Espectro Autista) a vivir y trabajar más efectivamente en el hogar, en la escuela, y en la comunidad. Se pone especial énfasis en los planes individualizados para ayudar a las personas con TEA y a sus familias a vivir juntos de forma más efectiva. Se entrena a los padres a trabajar con sus hijos/as para controlar los problemas de comportamiento y mejorar las habilidades sociales, de lenguaje y de aprendizaje. De este modo, la persona con TEA está preparada para desenvolverse en una escuela, en un taller protegido, en un trabajo bajo supervisión, en un empleo competitivo, en un hogar grupal o cualquier otro marco comunitario.
 
Los objetivos de intervención no vienen dados de antemano, sino que surgen, individualizados, de la observación de esa persona, en contextos diferentes. Este proceso para llegar a establecer los objetivos individualizados consta de cuatro fases:
  • Evaluación de las habilidades.
  • Entrevista con los padres para determinar su punto de vista sobre las habilidades del niño y sus prioridades para el cambio (búsqueda de objetivos consensuados con las familias).
  • Establecer prioridades y expresarlas en la forma de objetivos escritos.
  • En base a esos objetivos hacer un diseño individualizado para el entrenamiento de habilidades.

 
En concreto, los objetivos del tratamiento TEACCH incluyen:
  1. Desarrollar formas especiales en las cuales el cliente pueda disfrutar y comprender a otras personas y vivir más armoniosamente en casa.
  2. Incrementar la motivación y la habilidad del cliente para explorar y aprender.
  3. Mejorar el desarrollo disarmónico de las funciones intelectuales. Los terapeutas y maestros evalúan las habilidades de aprendizaje del cliente y diseñan métodos de enseñanza y estrategias en secuencias evolutivas adecuadas para mejorar las habilidades sociales, comunicativas y de autonomía del cliente. En colaboración con la familia se desarrollan los programas de modificación del comportamiento y las habilidades de autocuidado. Toda la programación está diseñada para detectar las necesidades específicas de cada cliente y su familia.
  4. Superar las dificultades en áreas de motricidad fina y gruesa a través de ejercicios físicos y actividades de integración.
  5. Reducir el estrés de vivir con una persona con TEA a otros miembros de la familia.
  6. Superar los problemas de adaptación escolar del cliente.
 
Son 7 los principios que centran las investigaciones y prioridades educacionales de TEACCH.
 
Principio 1: Adaptación óptima
  • Enseñar nuevas habilidades
  • Acomodar el ambiente al déficit del individuo
Principio 2: Colaboración entre padres y profesionales
  • Edad temprana: personal clínico, pediatras, logopedas.
  • Edad escolar: maestros.
  • Etapa adulta: Empleo con apoyo, empresas, mediadores...
 
Principio 3: La Intervención más eficaz
  • Énfasis en habilidades
  • Reconocimiento y aceptación de debilidades
Principio 4: Énfasis en la teoría cognitiva y conductual
  • Currículo de comunicación.
  • Metáfora del iceberg.
Principio 5: Asesoramiento y diagnóstico temprano
  • Escala de la Evaluación del Autismo Infantil (CARS).
  • Perfil psicoeducativo (PEP-3).
  • Perfil psicoeducativo de adolescentes y adultos (AAPEP).
Principio 6: Enseñanza estructurada con medios visuales
  • Espacio físico.
  • Horario.
  • Sistemas de Trabajo.
  • Organización de tareas.
Principio 7: Entrenamiento multidisciplinar en el modelo generalista
  • Características del autismo.
  • Diagnóstico y evaluación formal e informal.
  • Enseñanza estructurada.
  • Colaboración entre padres y profesionales.
  • Comunicación.
  • Habilidades sociales y de ocio.
  • Trabajo independiente.
  • Control conductual
 
 
Principios educacionales del Teacch
 
Fortalezas e Intereses
Todos los estudiantes tienen fortalezas e intereses que pueden hacerse funcionales para ellos. Por ejemplo, si un estudiante está muy apegado al color rojo, las partes más importantes de sus trabajos pueden marcarse en rojo. A los estudiantes que prestan mucha atención a los detalles visuales, les enseñamos destrezas de clasificación y emparejamiento que pueden ser utilizadas en situaciones de empleo en la vida real. No podemos confiar que la compulsión de un estudiante por completar las tareas en una secuencia establecida le enseñe el uso de las listas de chequeo para una variedad de trabajos, tales como higiene personal, labores domésticas, destrezas vocacionales, y hasta destrezas para uso del tiempo libre. Aunque no podemos cambiar el autismo, posemos usarlo como un contexto para ayudar al estudiante a adquirir las destrezas que nuestra cultura requiere.
 
Evaluación cuidadosa y constante
Todos los estudiantes tienen el potencial para desarrollar mejores destrezas. Desde el grado severo, no verbal, con problemas de higiene y conducta, hasta la persona de alto funcionamiento que puede leer, escribir y pasar tiempo solo en la comunidad, todos los estudiantes con TEA tienen dificultades en ciertas destrezas, y todos tienen potencial para el progreso. En el Programa TEACCH, comienza el proceso diseñando un programa educativo tras observar la aproximación del niño a una variedad de materiales, instrucciones y actividades, presentadas en modalidades diferentes con diferentes cantidades de estructura. Prestamos atención particular a las áreas de comunicación, auto-ayuda, destrezas vocacionales, y destrezas de recreación/uso del tiempo libre. Las necesidades se ordenan por orden de prioridad, y luego se establecen los objetivos en cada área.
 
Asistencia para Comprender Significados
Todos los estudiantes con TEA tienen limitaciones en su capacidad para entender el significado de sus experiencias. La dificultad en la comprensión de los significados es central en el autismo. Jamás podemos suponer que nuestros estudiantes comprenden: porqué les pedimos que hagan ciertas cosas; cómo se relacionan las destrezas y las conductas que les enseñamos; o incluso qué, específicamente, les estamos pidiendo. Los estudiantes con TEA con mayor CI, a menudo se sienten confundidos o inseguros acerca de las expectativas y de las costumbres en nuestra cultura. Los maestros no deben perder de vista la necesidad constante del estudiante de un guía que sienta empatía y que les ayude con nuestro ambiente tan confuso y difícil de interpretar.
 
Incumplimiento Resultante por Falta de Comprensión
La mayoría de las conductas que exhiben los estudiantes se deben a su dificultad cognitiva para comprender qué se espera de ellos. Es extremadamente raro que un estudiante con TEA sea deliberadamente desafiante o provocador. Desdichadamente, algunos observadores interpretan sus conductas de esta manera, particularmente cuando el estudiante con TEA les mira directamente y luego hace lo opuesto a lo que se le ha pedido, o hace lo que está prohibido. En otros estudiantes, podríamos suponer correctamente que tal conducta se ejecuta para expresar rabia, o para afirmar la independencia del estudiante.
 
Estas explicaciones son raramente las apropiadas para tales conductas cuando se trata de alumnos con TEA; no obstante, es mucho más probable que el estudiante no comprenda las palabras utilizadas, la expresión facial y el lenguaje corporal del hablante, o las expectativas sociales de la situación. El estudiante podría estar movido por fuertes impulsos de actuar sin tomar en cuenta las reglas o las consecuencias, o podría estar nervioso o abrumado por la estimulación sensorial dentro del aula. Las reglas pueden ser demasiado abstractas o demasiado vagas. El incumplimiento es raramente un concepto útil en el autismo.
 
Colaboración de los Padres
La planificación educativa debe ser sensible al ambiente al cual va a ir el estudiante cuando regrese a casa en la noche, y donde vivirá como un adulto. Es importante incorporar los deseos y el estilo de vida de la familia del alumno al programa educativo. Si los padres quieren o necesitan que el estudiante tome su cena con la familia o que ocupe su tiempo libre de manera productiva, intentamos de la mejor manera posible enseñarle estas destrezas.
 
 
Objetivos educacionales del Teacch
 
El conceptualizar el déficit cognitivo primario como un problema de comprensión de significado, supone que uno de los principales objetivos educacionales es el de enseñar al estudiante que su ambiente si tiene significado. No es suficiente enseñarle a cumplir con lo que pide el maestro, cumplir con las reglas, o destrezas con materiales o lenguaje, porque la enseñanza de una variedad de conductas y destrezas que a los ojos del estudiante, nos están relacionadas, no trata los problemas básicos o el fracaso para entender, hacer conexiones, y generalizar. Nuestro objetivo más importante es que nuestros estudiantes encuentren que hay patrones en el universo, y que ellos pueden identificar estos patrones y seguirlos esté o no presente un maestro o un adulto familiar al alumno. Aunque los maestros son los que capacitan a sus estudiantes para lograr este objetivo, en última instancia lo que queremos es que los estudiantes con TEA sean capaces de funcionar sin la intensiva supervisión de un maestro, entre otras cosas, porque nuestra cultura no provee recursos para maestros de por vida. Por tanto, el objetivo educacional de enseñar al estudiante a encontrar significado y orden en su mundo es una reflexión práctica del objetivo general de ayudarlo a encajar dentro de nuestra cultura cuando sea adulto.
 
Otro de los objetivos educacionales es el de enseñar al estudiante el concepto de causa y efecto. Aunque algunos niños con desarrollo normal y muchas personas con TEA aprenden esto a una edad temprana, algunas personas con TEA, particularmente lo que tienen un grado importante de discapacidad intelectual, no comprenden que pueden causar eventos que suceden de manera confiable y predecible. Este es un concepto clave de la comprensión que tiene nuestra cultura del universo y que está ausente entre algunas personas con TEA. Es un requisito previo para la comunicación, y es importante para otras destrezas, como por ejemplo para comprender como vestirse (cuando tiro, la camisa sale por mi cabeza), o cómo utilizar los materiales (cuando muevo un trapo, el polvo desaparece). El dominio del concepto de causa y efecto es un avance tremendo en la habilidad de una persona para cuidar de sí misma, realizar un trabajo productivo, y vivir en una comunidad.
 
La comunicación es un objetivo educacional extremadamente importante para todos los estudiantes. Algunos estudiantes con TEA deben aprender primero que la comunicación existe, que es posible que una persona tenga influencia sobre el comportamiento de otro por algunos actos expresivos. La naturaleza de esta acción puede ser individualizada al nivel del estudiante, con un rango de opciones que incluyen producir un sonido, tocar una campana, intercambiar un objeto, pronunciar palabras o usar gestos o señales simbólicas. A los estudiantes que tienen algunas destrezas comunicacionales se les pueden y deben enseñar algunos refinamientos, tales como vocabulario adicional, estructuras de oraciones más complejas, o extender los sistemas de lenguaje (por ej. Lenguaje escrito y lenguaje oral).
 
Los objetivos educacionales de TEACCH están planeados también para desarrollar destrezas significativas para la vida adulta. Destrezas y conductas que no tienen como mira su propio bien, sino para su utilidad funcional para el futuro del individuo. Aún a los niños más pequeños les tratamos de enseñar las destrezas básicas para que tengan la mayor independencia posible en las áreas de auto-ayuda, comunicación, destrezas vocacionales e intereses de ocio y tiempo libre, vida en comunidad, etc. De modo que concentramos el día de clases en eventos muy concretos como son: uso del baño, ponerse los zapatos, pedirayuda o algo para beber, caminar hasta un restaurante, o viajar en el autobús a una piscina.
 
 
Técnicas educativas del Teacch
 
De todas las técnicas educativas que SE UTILIZAN, la más importante es la dependencia en la presentación visual de la información. El empleo de explicaciones verbales como modalidad única de enseñanza resulta inefectiva para la enseñanza de los niños con TEA. Se pueden usar palabras, alguna clave física que resulte útil, pero los materiales y la estructura física que guía visualmente al estudiante hacia la comprensión y el éxito son las más efectivas. En cualquier modalidad, las presentaciones complejas o congran cantidad de materiales tienen altas probabilidades de crear confusión, son abrumadoras o incomprensibles para el estudiante. Por lo tanto, enseñamos al estudiante las estrategias de trabajar de arriba abajo y de izquierda a derecha. Esta organización espacial es culturalmente normal para nosotros, y en la medida de lo posible organizamos de esta manera la mayor parte de la experiencia de aula de nuestros alumnos. Por ejemplo, encuentran las partes que componen su trabajo en la izquierda, y los productos terminados se colocan a la derecha.
 
Además de la información visual, siempre que es posible, se enseña a los estudiantes con TEA el concepto de terminado. Este es un concepto importante que necesita ser incorporado en todas las actividades porque muchos alumnos con TEA, como parte de sus dificultades para inferir el significado de los eventos, son incapaces de tener una idea de cuánto tiempo debe durar una actividad. Esto puede causarles angustia, de modo que a menudo imponen su propio punto de vista sobre cuánto tiempo trabajarán o qué cantidad de trabajo realizarán. A través de medios visuales, se les muestra cuantas repeticiones de la actividad esperamos que realicen antes de finalizar la tarea. Algunas veces los mismos materiales aclaran esto. Por ejemplo, cuando la caja de piezas está vacía, el trabajo está terminado; cuando llegas al final de la página, la sesión de trabajo está por terminar. Otras veces es necesario ser más creativos para hacer visible el paso de tiempo: por ejemplo, cuando hapasado cierta cantidad de tiempo, el maestro quita una pinza de ropa de la manga o del cinturón del alumno; cuando ya no quedan pinzas, la actividad ha terminado. Para estos estudiantes, usualmente es más satisfactorio terminar una actividad en una manera clara y definitiva que recibir un elogio, dulces, etc. De hecho, cuando se usan estas recompensas es más probable que tiendan a servir para la función de indicar que algo está "terminado" envez de servir de reforzadores por los cuales el estudiante se esforzará la próxima vez.
 
Otra técnica educativa utilizada durante el día es la de enseñar las rutinas con flexibilidad incorporada. Existen tres razones importantes para esto. Primero, las rutinas brindan al alumno una estrategia para comprender y predecir el orden de los eventos a su alrededor, elcual generalmente disminuye la agitación y ayuda en el desarrollo de destrezas. Segundo, si el maestro no provee rutinas, resulta frecuente que el alumno desarrolle las suyas, lo cual podría ser menos adaptativo o aceptable. Por ejemplo, puede ser que el estudiante desarrolle una rutina de entrar al aula todas las mañanas y tirar al suelo todos los abrigos que están colocados en el colgador, o tal vez insista en lamer todas las cucharillas que saca en la mesa del comedor, porque esto fue lo que hizo la primera vez. Las rutinas tales como "colgar abrigo, encender música" o "poner la cucharilla abajo (con supervisión) y luego ir al área de juegos" pueden ayudar a reducir las indeseables rutinas alternativas. Tercero, las rutinas enseñadas deben ser flexibles porque esto refleja la realidad de nuestra cultura. Nuestro mundo no es invariable, y esto es lo que resulta tan confuso para el estudiante con TEA. Sus intentos por hacerlo deben ser respetados pero negociados por parte del maestro, a travésdel uso de materiales de trabajo ligeramente diferentes, los caminos que se toman para los
paseos, los juegos que se realizan, la comida que se presenta, etc. La estructura esencial debe permanecer predecible, más los detalles deben variar, para que el estudiante sea conducido a concentrarse en la estructura en lugar de hacerlo en los detalles.
 
La individualización es un concepto clave en los programas educativos del TEACCH. Estos estudiantes, a pesar de las características autistas que puedan tener en común, son extremadamente diferentes entre sí, en términos de fortalezas, áreas deficitarias, e idiosincrasias. Estos alumnos no aprenden bien en grupo, debido a la variedad de destrezas y dificultades con el aprendizaje por observación a otros. También debemos recordar que en estos estudiantes, los niveles de destreza generalmente no están correlacionados con la extensión en la que están en otros estudiantes. Por ejemplo, unas destrezas excelentes en percepción visual no nos indican nada acerca de las destrezas de lenguaje del alumno. La fluidez expresiva puede enmascarar brechas significativas en el lenguaje receptivo. Los estudiantes que son capaces de leer, cocinar, y procesar datos pueden ser incapaces de pedir un vaso de agua en público. Por otra parte, estudiantes con una DI importante y con TEApueden ser artistas o músicos talentosos. Por lo tanto, los maestros deben conocer extremadamente bien a sus alumnos, y estar preparados para enseñar al mismo estudiante en diferentes niveles en diferentes áreas de destrezas.
 
Las tendencias de las personas con TEA a concentrarse excesivamente en los detalles y a resistirse al cambio implican que debemos enseñarles en diferentes contextos, con variedad de materiales, para poder ayudarlos a ser tan flexibles como sea posible. Con relación a esto, también es importante enseñar destrezas en sus contextos naturales, ya que la habilidad degeneralización de estos estudiantes es limitada. De allí que esperamos enseñar a trabajar enel sitio de trabajo, destrezas comunitarias en la comunidad, destrezas para la preparación de comidas en la cocina, etc.
 
Para concluir, el programa TEACCH, completando su cuarta década como programa estatal de Carolina del Norte para personas con TEA, continúa perfeccionando el concepto de que las personas con TEA funcionan de forma diferente a aquellas que no lo tienen, en términos de pensamiento y aprendizaje y tienen necesidades educativas especiales, basadas en tales diferencias. La enseñanza Estructurada ha evolucionado como una estrategia educativa que responde a esas necesidades individuales que caracterizan a las personas con TEA. La estructuración física del entorno, el uso de agendas y sistemas de trabajo, y el desarrollo de materiales de trabajo visualmente claros y organizados, son los componentes centrales de esta propuesta. Los alumnos con TEA que utilizan estas estrategias están más tranquilos, más seguros de sí mismos y son capaces de trabajar de forma productiva e independiente durante periodos de tiempo más largos.
 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 


REVISA TAMBIÉN:

www.eduquemosenlared.com 
 
Free counter and web stats