Home Artículos de Psicopedagogía Síndrome de Asperger

Síguenos en Facebook

Menú Principal

¿Quién está en línea?

Tenemos 25 invitados conectado
Síndrome de Asperger PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 36
MaloBueno 
Fuente principal: www.guiainfantil.com

 

Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook

 

 

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

Es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1000 niños de 7 a 16 años), que tiene mayor incidencia en niños que en niñas.

El Síndrome de Asperger ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica (Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana [DSM-4: Diagnostic and Statistical Manual]). Es aún desconocido entre la población general e incluso por muchos profesionales.

La persona que lo presenta tiene un aspecto normal, capacidad normal de inteligencia, frecuentemente habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presenta comportamientos inadecuados.

La persona Asperger presenta un pensar distinto. Su pensar es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados, ocasionándoles problemas en este aspecto a ellos y a sus familiares.


Causas

Existe un componente genético con uno de los padres. Con cierta frecuencia es el padre el que presenta un cuadro completo de Síndrome de Asperger. En ocasiones hay una clara historia de autismo en parientes próximos.

El cuadro clínico que se presenta está influenciado por muchos factores, incluido el factor genético, pero en la mayoría de los casos no hay una causa única identificable.

 

Características

El niño que padece de Asperger tiene un aspecto externo normal, suele ser inteligente y no tiene retraso en la adquisición del habla. Sin embargo, presenta problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presenta comportamientos inadecuados. La capacidad intelectual de los niños con Síndrome de Asperger es normal al igual que su lenguaje. Solo se ve alterada cuando es utilizada con fines comunicativos. Suelen fijar su atención hacia un tema concreto, de manera obsesiva muchas veces, por lo que no es extraño que aprendan a leer por sí solos a una edad muy precoz, si ese es el área de su atención.

Un niño con este Síndrome también se encontrará afectado, de manera variable, en sus conexiones y habilidades sociales y en el comportamiento con rasgos repetitivos y una limitada gama de intereses. Tienen una comprensión muy ingenua de las situaciones sociales, y no suelen manipularlas para su propio beneficio.

La mala adaptación que presentan en contextos sociales es fruto de un mal entendimiento y de la confusión que les crea la exigencia de las relaciones interpersonales. A pesar de sus dificultades, los niños que padecen de ese trastorno son nobles, poseen un gran corazón, una bondad sin límites, son fieles, sinceros, y poseen un sinfín de valores que podemos descubrir con tan sólo mirar un poquito en su interior.

Diagnóstico

Al ser un trastorno reconocido recientemente por la comunidad científica, es lógico que sea aún desconocido para la población general e incluso por muchos profesionales. Por esta razón, muchos casos no están diagnosticados o reciben un diagnostico equivocado. Sin embargo, es importante establecer un diagnóstico temprano para poder establecer un tratamiento adecuado y no empeorar la situación, lo que significaría un cuadro de baja autoestima, fracaso escolar y depresión para el paciente.

La mayoría de los casos de Síndrome de Asperger son diagnosticado a la edad de 7 años o más tarde. Según la Asociación Americana de Psiquiatría, los criterios diagnósticos se basan en algunas pautas:

  1. En las dificultades cualitativas de interacción social.
  2. Patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados que manifiestan.
  3. Discapacidad clínicamente significativa en el área social, ocupacional y en otras áreas importantes del desarrollo.
  4. El no retraso clínicamente significativo en el lenguaje.
  5. El no retraso clínicamente significativo para su edad cronológica, en el desarrollo cognitivo, de habilidades de auto-ayuda y adaptación, o de curiosidad por el entorno.
  6. No se cumplen los criterios de otro Trastorno Generalizado del Desarrollo o de Esquizofrenia.

Tratamiento

Un plan de tratamiento solo se puede establecer cuando existe un trabajo conjunto entre padres, educadores y médicos. Sin embargo, hay que considerar algunas reglas de protección para un niño con Síndrome Asperger, y que necesitan que sean cumplidas:

  1. No les gusta que se rompa su rutina. Deben ser previamente preparados por si tenienen que aplicar algún cambio en su vida.
  2. Se debe aplicar las reglas con mucho cuidado y con cierta flexibilidad.
  3. Los profesores deben aprovechar a tope las áreas que despierten el interés del niño, e intentar que las enseñanzas sean concretas y objetivas.
  4. Se puede recompensar con actividades que interesen al niño cuando él haya realizado alguna tarea de forma satisfactoria.
  5. Utilizar las herramientas visuales en la educación de estos niños porque suelen responder muy bien a las mismas. Evitar la confrontación. Ellos no entienden muestras rígidas de autoridad o enfado. Se pueden volver inflexibles y testarudos.
  6. Hay que enseñarle a que haga amigos, fomentando su participación en grupo, y reforzando a los compañeros que también lo estimulen a participar.
Normalmente, la medicación está contraindicada en el proceso de tratamiento. Sin embargo, en situaciones concretas, como los estados de ansiedad, depresión o de falta de atención, sí la pueden utilizar, desde cuando sea con la orientación restricta del médico.
Para más información, te invitamos a ver un video sobre este tema haciendo clic aquí. 
 
 
Haz click aquí si quieres compartir esta página en Facebook  
 
 


www.eduquemosenlared.com
 
Free counter and web stats